Seleccionar página

Hay gente activa, gente que no para nunca y luego están los que aprovechan cada segundo libre que tienen para llegar a leer 14 libros a la semana.

Y después estamos el resto, los perezosos por naturaleza. ¿Hacemos cosas? Por supuesto. Puede incluso que más que la media. Pero… a veces nos cuesta. Y mucho. Ya hemos comentado alguna vez que somos relajadas, no nos estresamos (o eso intentamos) y nos gusta hacer cosas pues eso, a nuestro ritmo.

¿Que nos apetece estar una tarde entera en plan pijama? ¿Y cuál es el problema? No pasa nada por pasar alguna tarde de vez en cuando, en plan marmota.

Pero cuidado, una tarde a la semana no se traduce en toooodas la tardes de tu vida.

 

La pereza dura un segundo pero si se lo permites, llega a ser eterna.

 

Para ello hemos encontrado una manera de llevar a cabo aquello que nos cuesta hacer a nosotros solitos.

 

Estrategia estrella: Alíate con gente que esté un poquito más grillada que tú.

 

Secreto: ¿Por qué te crees sino que estamos haciendo juntas el podcast?

 

Piensa por un momento, ¿qué hay detrás de nuestra pereza? ¿Simplemente relajarte un poco un día? ¿O excusarte y no hacer aquello que deberías hacer, cada día? ¿Por qué no te permites salir de la cama y hacer un día una locura, como levantarte un sábado a las 6:30 de la mañana para salir a correr con la loca de tu amiga? ¿Qué hay de malo en ver amanecer mientras liberas endorfinas?

 

Si buscas el mejor momento para hacer algo, nunca lo vas a encontrar.

Si quieres hacer algo, HAZLO YA.

 

 

Que la pereza sea un pequeño momento del día , no una etapa de tu vida que dure años.

 

 

Sobretodo, permítete cosas, deja de ser un adulto coñazo y haz esas locuras que querías hacer de niño. Vive. Ríe. Pasa por la vida con una gran carcajada. Cuanto más extraño te miren a tu alrededor, ¡tanto mejor!

 

 

 

 

¡Vamos hablando!